Comentarios y apuntes al artículo "Duval, R. (1998). Signe et objet (I): trois grandes étapes dans la problématique des rapports entre représentation et objet. Annales de Didactique et des Sciences Cognitives. 6, pp. 139-163."

Pedro Gómez6/3/2000

Introducción

En esta introducción Duval presenta el problema y describe la manera como lo va a abordar. Su preocupación central es la relación entre las nociones de objeto y representación. Se pregunta acerca de cuáles son las necesarias para el análisis del conocimiento, qué cuadro teórico permite este análisis y qué fenómenos hay que tener en cuenta. Para responder estas preguntas propone dos ideas directrices. Por un lado, la naturaleza y la evolución de la relación entre objeto y representación (tema del primer artículo). Por el otro, los tres puntos de vista para el análisis del conocimiento (científico, cognitivo y fenomenológico) para efectos de comprender la relación sujeto - objeto en los que la noción de representación juega un papel central y diferenciador. Este es el tema del segundo artículo, en el que se considera el problema de la accesibilidad (se muestra que hay diferencias entre lo histórico y lo cognitivo) y la necesidad de introducir la noción de arquitectura funcional para poder hablar de la noción de operación.

En este artículo se consideran los tres períodos de la evolución de la relación entre objeto y representación. El primero, de aproximación mentalista, en la que los procesos de pensamiento son puramente mentales y hay una unión estrecha entre las representaciones (del sujeto) y el objeto. Esta es una relación de causalidad. El segundo, de manipulaciones controlables de signos, en el que se da una ruptura entre representaciones, sujeto y objeto (en particular entre las representaciones del sujeto y las representaciones semióticas --independientes del sujeto). Aquí la relación entre las representaciones y el objeto es de referencia. El tercero, en el que hay una ruptura entre las representaciones semióticas y el objeto. Los signos priman sobre el contenido del conocimiento y los sistemas de signos semióticos producen información y significado. En este caso la relación entre representación y objeto es de interpretación.

Del contenido de las representaciones del sujeto a los objetos del conocimiento científico: las condiciones de una transición

Descartes se preocupa por la conexión entre las representaciones del sujeto y el objeto. El objeto existe si el sujeto nos es la única causa del contenido de sus representaciones. La relación entre las representaciones y el objeto es de causalidad. Si el sujeto es la única causa de las representaciones, entonces el objeto no existe. Por otro lado, no hay separación entre las causas sujetiva y objetiva de la representación. Es una cuestión de necesidad lógica que se impone a través de los criterios (sujetivos) de certidumbre y evidencia.

Kant se cuestionó esta posición de causalidad como origen de las representaciones y justificación de la existencia de los objetos. Se preguntó acerca de las condiciones que permiten el acceso al objeto a través del contenido de las representaciones y aportó la idea de un sujeto como una totalidad compleja de estructuras diferentes. Por lo tanto, la cuestión se centra en el análisis de las estructuras que le permiten al sujeto acceder al objeto a través de las representaciones: las fuentes de información y las estructuras que permiten el funcionamiento del sistema. Su respuesta se basa en la existencia de unas estructuras a priori (exterioridad --espacio-- y sucesión --tiempo--) que estructuran la información fenomenológica y manejan la posibilidad del conocimiento científico. Esta posibilidad está dada por la coherencia entre la estructuras a priori y las estructuras conceptuales posteriores. El problema de esta aproximación es que era una respuesta cognitiva a una serie de problemas esencialmente epistemológicos.

2. Ruptura de la relación Sujeto - Objeto: naturaleza semiótica de las representaciones y determinación del objeto como invariante de referencia de múltiples representaciones semióticas

Bolzanointroduce la ruptura entre la actividad de pensamiento del sujeto, por un lado, y el objeto, por el otro. En esta situación, la verdad no depende del sujeto, sino de la ciencia y de la lógica. Se estudia entonces las proposiciones y las representaciones en sí: los fundamentos de las matemáticas. El objeto es independiente de la actividad del sujeto y de las representaciones. La existencia se refiere a las representaciones: un objeto corresponde al contenido de una representación objetiva. Se dan dos dicotomías.

Se separan las representaciones sujetivas de las objetivas. El juicioes un acto mental y el enunciadoes una expresión lingüística sobre la verdad de algo. Los enunciados existen realmente en la mente de un sujeto. Por otro lado, la proposición en síes el significado del enunciado que puede ser comprendido por varias personas o quedar ignorado. El enunciado es la expresión de una proposición en sí. Las representaciones objetivasson las partes constituyentes de las proposiciones en sí. Se introduce el método de variación por sustitución en el que los elementos de una proposición se convierten en variables. Esto permite establecer la relación entre la representación objetiva y el objeto.

Fregebusca elucidar las relaciones en el triángulo enunciado - representación - proposición. Estable unos principios del funcionamiento discursivo y resalta la inmensa importancia de reconocer que un mismo objeto puede estar representado por más de una representación (el ejemplo a=b y el sol).

"La connaissance, scientifique ou non, ne commence que lorsque que le sujet devient capable d'identifier un même objet sous des représentations différentes, c'est-à-dire lorsqu'il dispose de plusieurs représentations possibles pour un même objet".

La importancia de poder pasar de una representación a otra. Pero, cuidado, dos representaciones de un objeto pueden hacerse en función de propiedades diferentes del objeto. El objeto es sóloaccesible a través de las representaciones. Se hace un rechazo a los críticos de Frege. Las críticas no tienen en cuenta que diferentes representaciones operan con diferentes normas y que la lengua materna permite otros funcionamientos inexistentes en las representaciones simbólicas formales y en ella los

objetos referenciados pueden cambiar a lo largo del discurso.

3. Ruptura de la relación signo - objeto: autonomía de los sistemas de funcionamiento puramente semióticos

"Al comienzo es el signo" (Hilbert, 1922).

Los sistemas semióticos se vuelven independientes de sus posibles interpretaciones, con la aparición de los sistemas formales. Aparecen entonces las nociones de simulación y modelización como esenciales para describir la actividad del conocimiento y la noción de representación es independiente del sujeto y del objeto. De hecho la noción de objeto asume una nueva naturaleza, dado que es el sistema mismo quien le da significado a los signos y, por consiguiente, es necesario hablara de objeto-estructura. La deducción juega un papel fundador en la constitución de la ciencia.